Educación cívica decadente

El artículo que os adjunto: “Tragando la mala educación” del Eurodiputado Enrique Calvet Chambón, muy acerado por cierto, me ha llevado a la reflexión siguiente:

De acuerdo con este artículo, la decadencia de “la educación cívica” es cada día más clara y yo me pregunto cuales serían las razones:

Tal vez por la pérdida de valores ancestrales?

Tal vez por el egocentrismo personal, este, fruto de la sociedad de consumo?

Tal vez por la búsqueda constante de una libertad cada vez más extensa, que lleva como corolario el atropello a la libertad del prójimo?

Tal vez por el bienestar económico que hace de la solidaridad una cualidad innecesaria? A lo largo de la historia, se ha comprobado que en los momentos difíciles; ya sea en el seno familiar como en el ámbito de la identificación nacional; los seres humanos se solidarizan, se apiñan por el bien común. En tal contexto, el civismo y la humanidad encuentran su apoteosis.

Tal vez por todas estas razones juntas y otras no mencionadas.?

Enfin, no son buenos tiempos y es el momento de encontrar valores conjuntos que satisfagan nuestra humanidad, nuestro corazón, nuestros lazos!

El Señor Calvet propone la mejora contundente de nuestra educación como solución. Estoy totalmente de acuerdo e incluiría una buena dosis de rigor!

María José Sevilla.

Ginebra, el 26 de febrero del 2019.

.

.

.

.

Tragando la mala educación

· Por Enrique Calvet Chambon, Eurodiputado y Presidente de ULIS

Lunes 25 de febrero de 2019, 09:16h

Muchas veces habrán oído afirmar rotundamente que estamos ante la generación mejor preparada y educada de la Historia del mundo mundial. ¡Qué barbaridad! Y creérselo es absolutamente deletéreo para nuestro futuro, como concluiré. Veamos por qué es mentira. Si hablamos de formación técnica, la parte menos importante de “estar preparado” como persona, estamos confundiendo el dominio de técnicas y tecnologías nuevas, que no existían en generaciones anteriores, con “estar mejor preparado”. ¡Claro que hoy dominan, hasta los niños, el internet, como que antes no existía! Pero ¿saben para qué usarlo, cómo ser mejores con el instrumento, como aprovecharlo para optimizar su uso profesional o socialmente?

Técnicamente hablando, seamos serios, salvo nichos concretos dónde se encuentran el helenismo y, afortunadamente, la medicina, España no está tan preparada, técnicamente, como las grandes democracias de nuestro entorno, ni China. No podía ser de otra manera tras lustros de ser los perdedores en los informes Pisa y de aguantar diecisiete sistemas educativos a cual más nefando. Todo tiene su lógica.

Pero si vamos al meollo de la “preparación de la persona”, que es la educación, nadie en su sano juicio y mayor de 40 años , es decir con la experiencia necesaria para evaluar, puede pretender que la educación en valores democráticos, la educación cívica, la educación para la convivencia, la cultura mínima indispensable, los derechos y obligaciones del uso de la libertad en una sociedad, etc… sea la de una generación bien preparada. Ni preparada siquiera. Y para no hacerlo largo, vean ustedes un sólo telediario, una foto del pleno de las Cortes o un debate en cualquier cadena de las grandes. Y si quieren comparen.

España sí ha avanzado en dos cosas: las escuelas de negocio y la formación para el deporte. Eso afecta a muy pocas personas, a élites, y no a generaciones. Aunque sea bueno.

Pero creerse que estamos ante las generaciones mejor preparadas de la Historia universal, tiene mucho peligro, al ser falso. Primero porque nos inhibe seleccionar y protegernos contra los productos realmente abundantes y nefandos de unas generaciones pesimamente preparadas cívicamente. Aquí condiciona nuestras libertades, vidas y haciendas cualquier zote que puede inenarrablemente llegar a ministro. Segundo porque nos hace olvidar y relegar una de las primeras emergencias y cuestiones de Estado de España: la indispensable necesidad de una política educativa nacional de calidad y ética democrática que sí cree a ciudadanos bien preparados. Casi diría que a ciudadanos, simplemente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s